Por fin tu

El ritmo de tu vida, el ritmo de tu cuerpo

El ritmo de tu vida, el ritmo de tu cuerpo

Hoy por primera vez no vas mirar dentro de ti, sino que vas a mirar fuera. Lo que te rodea, cómo es tu vida cotidiana, cómo te hace sentir, el ritmo que te marca.

Hoy te quiero proponer un ejercicio de ritmos, pero en vez de seguir el ritmo de la música, vas a seguir el ritmo de tu vida.

No te pongas ninguna música, porqué te podría predisponer a seguir esa música y no el verdadero ritmo; pero si tienes un pequeño instrumento, un pandero, una pandereta, unas maracas, etc., cógelo. De momento permanece inmóvil. Cierra tus ojos, y piensa en tu vida, no la juzgues, no pienses si está bien o está mal, solo piensa en ella, y empieza a moverte por la sala donde estés al ritmo de tu vida, y cada vez sumérgete más en ella, desde la mañana hasta la noche… sigue moviéndote, si tienes el instrumento hazlo sonar a este ritmo, hazlo hasta que no puedas más y párate, respira y serénate. (ufff) ¿Ha sido intenso, no?

¿Te habías parado alguna vez a ver como es tu vida? Es un torbellino de cosas, sensaciones, emociones, trabajo, familia, amistades. ¿Es como si el ritmo de la vida te sobrepasara?

Te invito a que reflexiones un poco sobre lo que sientes después de este ejercicio. Coge un papel y bolígrafo y escribe tus reflexiones en él. Escribir tus sentimientos, es bueno, porque luego cuando vuelves estar sumergida en tu vida diaria, se va olvidando lo que has sentido, lo que has descubierto, y así siempre puedes recuperarlo y recordarlo.

Ahora sí que vas a escuchar dentro de ti, porque tu cuerpo también tiene un ritmo. Por eso lo que te propongo en este instante es que encuentres el ritmo que te marca el cuerpo, ya sé que no es fácil, ya que nunca escuchamos dentro, pero si quieres hoy es un buen día para empezar.

Empieza respirando, respiraciones conscientes, cogiendo el aire por la nariz y sacándolo por la boca, relájate y empieza a sentir tu cuerpo, todo, empieza por la cabeza y termina por los pies, igual que antes, no pongas música, pero si haz el ritmo que te salga con el instrumento.

Empieza a sentir el ritmo interior, comienza a moverte por la sala a este ritmo, no juzgues si esta bien o mal, solo siente y muévete. Haz los movimientos que te salgan, pueden ser de pie o en el suelo, intenta ser consciente de tu cuerpo en todo momento, cuando hayas acabado, párate, respira y descansa.

¿Es igual el ritmo de tu cuerpo que el de tu vida?

¿Hay diferencia entre ellos?

¿Cuál te gusta más, con cual crees que serías más feliz?

¿Crees que podrías reajustar el ritmo de tu cuerpo con el de tu vida o al menos intentar unificarlos un poco?

Párate y reflexiona sobre estas preguntas: ¿Qué has sentido? ¿Qué piensas? Sé sincera contigo misma. ¿Te reporta tener que hacer cambios en tu vida para que esta sea como te gustaría?

Creo que después de este ejercicio es un buen momento para que te plantees cómo es tu vida, que quieres, y preguntarte: ¿Te sientes bien?, ¿es bueno para mí?…….

Muchas veces no somos conscientes de lo que vivimos. Con estos ejercicios quiero darte las herramientas para que tú seas consciente de tu vida y puedas reflexionar sobre ella.

Compártelo en las redes sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on google

5 comentarios en «El ritmo de tu vida, el ritmo de tu cuerpo»

  1. Molt interessant aquest exercici, però cal fer-lo tot, que vull dir, de començament fins al final, i poques vegades ho fem, millor dir, ho faig sencer!!!
    Però, que passa quan aquestes preguntes les tens sovint, cada instant, i estàs com «aletardada» sense reaccionar!!!??? com sortir d’aquest «alertament», sabem que els ritmes són diferents?? la pregunta seria: COM DONAR EL PAS???

    Responder
    • Hola M. Del Mar, si tens aquestes preguntes molt sovint, és que vas per bon camí; Ja que el primer pas és adonar-se que estàs dormida.
      Crec que no som conscients que els nostres ritmes són diferents, quan t’adones d’això ja has fet un pas endavant molt important.

      En quant a la pregunta de com donar el pas, la meva resposta és molt senzilla, escolta el teu cos, escolta el teu cor i ells et diran el que és bo per a tu i comença a caminar cap a aquesta direcció, sense postergar-ho més.
      Un petó molt gran, espero que a partir d’aquí, trobis resposta a les teves preguntes.

      Responder

Deja un comentario